Puebla de Sanabria, uno de los pueblos más bonitos de España

0
233
puebla de sanabria
puebla de sanabria

Si quieres visitar una localidad que está a un paso de España y a un paso de Portugal, sin dudas te encantará todo lo que tiene para ti Puebla de Sanabria. Se trata de un pequeño pueblo al noreste de la provincia de Zamora en Castilla y León, que antes era un paso obligatorio entre Castilla y Galicia, pero, desde que se construyó la autovía, el paso de personas bajó considerablemente.

Justamente por la disminución de los viajeros, es que debes aprovechar de ver los grandes atractivos tanto arquitectónicos como naturales, sin tener que estar rodeado de tantas personas. Continúa leyendo para que descubras todo lo que puedes ver y hacer en uno de los pueblos más bonito de España.

Regocijarte y aprender con su casco histórico

En el caso que seas un curioso y quieras saber cómo vivían en la antigüedad, te verás muy atraído por el casco histórico de Puebla de Sanabria. Este cuenta con estructuras empedradas muy bien conservadas, en el que podrás trasladarte a la época del siglo XV, con sus balcones, nobiliarios, blasones y sus tejados de pizarra negra.

Puedes empezar su recorrido en la Plaza de Armas, mientras vas caminando y llegas a Rúa, una de las calles principales más empinadas. En lo más alto sobresale el castillo de Los Condes de Benavente, que ofrece exposiciones en las cuales podrás aprender del suceso de la presa Ribadelago, el lobo Sanabria, su Torre del Homenaje llamada El Macho, entre otros.

Disfrutar de diversas actividades acuáticas

Uno de los principales atractivos de este pueblo es el Lago de Sanabria, uno de los sistemas lacustres naturales más grandes de toda España. De hecho, es el más grande de origen glaciar en toda la península ibérica y uno de los más grandes de toda Europa.

En esta encontrarás zonas de hierba, piedras y arena, en la que podrás disfrutar del sol durante el verano y darte un buen chapuzón. Además, todo está condicionado para que puedas disfrutar de diversas actividades deportivas como el windsurf, la piragua, el buceo, la vela y hasta viajar en catamarán.

Ejercitarte y disfrutar de la naturaleza

Debido a que esta localidad se encuentra sumergida en la naturaleza, puedes realizar senderismo en sus diversas rutas, cada una con un paisaje espectacular. En el caso de que quieras comenzar con un recorrido sencillo y de fácil acceso, puedes empezar por la ruta de las Cascadas de Sotillo hasta el lago de Sanabria.

Si quieres tomar muchas fotos sin cesar y apreciar de grandes paisajes, tu Ruta es la del Cañón del Tera hasta la cueva de San Martín, esta sin dudas es la que más sorprende a todos en la provincia de Zamora. Asimismo, para ver las mayores lagunas de montaña, dirígete al poblado de Moncabril donde empieza la ruta del Cañón del río Cárdenas y Pico del Fraile.

Visitar otras localidades dentro y fuera de España

Como te indicamos antes, el pueblo de Sanabria se encuentra entre Portugal y España, así que puedes disfrutar de lo mejor de ambos países. Del lado portugués, a un poco más de 40 kilómetros, se encuentra el castillo emblemático de Braganza, que cuenta con todos los vestigios de la época, así como un museo militar que muestra algunos armamentos que datan desde el siglo XII hasta la Primera Guerra Mundial.

En el caso de inclinarte del lado español, podrás visitar la ciudad de Zamora, que se encuentra a menos de hora y media en coche. Aquí podrás conocer la Plaza de la Constitución, el primer templo románico de los 23 Edificios Románicos, el Palacio de los Momos, la Puerta de Zambrano o Doña Urraca, la Plaza de Viriato, la Iglesia de San Cipriano, el Museo Etnográfico de Castilla y León, entre muchísimas otras más.

Comer a lo grande

No te puedes ir de Puebla de Sanabria sin antes probar los mejores platillos de su gastronomía. Para empezar, tienes que comer los habones que se venden especialmente en las pequeñas tiendas que se encuentran en la parte baja de este pueblo.

Solo esto para empezar, porque tampoco te puedes perder de los chuletones, la ajada de pulpo, la sidra, entre algunos otros platillos que puedes que conseguir en posadas, tabernas y bares. Si llegas a viajar durante el invierno, debes probar los callos y oreja, pero el mejor de todos es la sopa castellana que te la sirven en una cazuela de barro.