Urbex, la moda por fotografiar lugares abandonados

0
290

Se denomina Urbex (exploradores urbanos) a aquellas personas o grupos que toman fotografías a lugares que se encuentran abandonados y olvidados. Los mismos pueden ser edificios en ruinas, túneles oscuros y sucios, estaciones de trenes en desuso, casas abandonadas o calles aisladas que carecen de movimiento vehicular, entre otros.

Concretamente esta moda o actividad consta de presenciar todos estos sitios y evidenciar su belleza estética o su parte oculta que nadie conoce.

En este contexto, Fran Lens, creador del sitio AbandonedSpain.com comenta que desde muy chico tuvo pasión por esta actividad y que se metía en casas en ruinas en el pueblo o en cuevas con el objetivo de conseguir una buena foto. “Me di cuenta de que en estos lugares puedes hacer una fotografía distinta”, asegura.

A su vez, Lens cuenta que integra un grupo de seis o siete personas que siempre van juntas a todos los lugares los fines de semana. También sostiene que es importante hacerlo de a muchos por seguridad y que en el mencionado sitio web reciben comentarios y sugerencias de posibles sitios para concurrir.

Es que detrás de la imagen horrorosa o desagradable, estos lugares o sectores consumidos por el tiempo poseen una historia particular que muy pocos conocen o investigan.

Los cuatro más asombrosos descubiertos en los últimos meses

Aunque parezca exagerado, hay muchos más lugares abandonados o consumidos por el paso del tiempo de los que se cree, por lo que en todo momento se descubren nuevos. Así, hay al menos cuatro que integran el ranking de los más asombrosos o que mayor repercusión generaron.

Hostal (Barcelona)

En algún momento fue un hotel típico de pueblo y al día de hoy conserva las camas hechas y el restaurante con las mesas, sillas y manteles. Es decir, su orden y esencia se encuentran idénticos, pero el pasar de tantas décadas también se evidencia.

Monasterio de Valencia

Con una imagen que habla por sí sola (lugar alto y voluminoso), llama la atención el buen estado general de la zona de la capilla, el confesionario y su biblioteca con libros en danés. En tanto el clima y la falta de luz natural producen una sensación particular a quienes ingresan.

Hospital militar francés

Contrariamente a lo que puede imaginar una persona antes de visualizar la imagen, se trata de un hospital ubicado en Amélie-les-Bains-Palalda que cuenta con más de 100 habitaciones. En una de ellas vivía alguien que almacenaba hasta macetas con distintas plantas.

Por su parte, la parte central del hospital dispone de sus paredes originales, aunque llenas de pinturas y grafitis.

Estación internacional de Canfranc (Huesca)

A diferencia de los anteriores, este sitio tiene un origen conocido: un proyecto de un ingeniero en 1928 que fue declarado Bien de Interés Cultural. Luce con una arquitectura muy elegante y contiene trenes abandonados con pisos deteriorados y sillas desparramadas.

La moda Urbex llegó no solo para quedarse, sino también para sumar cada vez más aficionados y curiosos que, por diversión o placer, buscan e ingresan a sitios que, por determinados motivos, fueron abandonados.