¿Cómo afecta la psicología a nuestra salud sexual?

0
355

La sexualidad se experimenta de diversas formas dependiendo de la etapa de la vida que está viviendo cada individuo. Indistintamente de la orientación sexual que pueda tener cada persona, existen ciertos aspectos en nuestros cuerpos que pueden afectar la salud sexual, siendo uno de estos la psicología.

La salud mental y la salud sexual están relacionadas, debido a que esta última expresa la condición física y emocional en la que se encuentra una persona. A continuación, se habla de cada uno de los aspectos, como el bienestar físico y psicológico, pueden afectar la salud sexual.

La prioridad del bienestar físico sobre la salud sexual

Nuestro organismo tiene organizada nuestra lista de satisfacción de necesidades con orden de prioridades. Esto ocurre debido a que necesita prevalecer el instinto de supervivencia para que podamos estar sanos y salvos.

Justamente por este instinto es que respiramos, nos alimentamos, tomamos agua, buscamos refugio y descansamos. Después de estar satisfechas cada una de estas necesidades, es que brota el apetito sexual.

En el caso de que nos enfermamos, nuevamente la lista de prioridades cambia y saca de esta la de tener cualquier tipo de deseo sexual. Debido a que la prioridad es sanar para poder, cuanto antes, restablecer nuestra normalidad y así poder satisfacer cada una de las necesidades sin depender de otros.

Justamente, por tener esta escala de necesidades para poder sobrevivir, es que la necesidad de tener sexo es secundaria.

La salud mental y la sexualidad

No solo las enfermedades afectan nuestro organismo, a nivel psicológico nos puede aquejar un sinfín de aspectos negativos que no son necesariamente problemas o enfermedades a nivel mental.

Cuando nos aqueja la ansiedad, de una manera u otra se presenta en algún momento de nuestras vidas. Pero, si esta no es tratada de manera adecuada y se sale de control, puede perjudicar en nuestras actividades diarias como el trabajo, los estudios y en especial el deseo de tener intimidad.

También el estrés es otro sentimiento que altera nuestra salud mental. Esto se debe a que la mente tiene presente una situación que le provoca frustración, lo pone nervioso y hasta furioso y, hasta que esa preocupación no sale del sistema, entorpecerá ese apetito sexual y no deja que se pueda disfrutar de la intimidad por completo.

Otro aspecto psicológico que puede perturbar nuestra psique es la depresión, la cual si no se presta atención en el momento oportuno puede desencadenar en graves consecuencias. Al estar deprimido, nuestro sistema borra por completo la necesidad de sexual y se puede caer en una espiral de malos pensamientos que no nos permite estar estables y saludables a nivel mental.

Sin importar el tipo de sentimiento que te está afectando a nivel psicológico, siempre será de gran ayuda buscar un profesional que te oriente en lo que puedes estar padeciendo. Nunca te automediques, porque este puede desencadenar mayores consecuencias y agravar tu situación actual si no se suministra el medicamento correcto en las dosis necesarias, en el caso de que realmente puedas necesitarlo.

Artículo anteriorSignificado de koreaboo
Artículo siguienteEl cultivo de hongos comestibles