Pridrangar un faro aislado del mundo

0
429

Los faros representan la luz que guía a los marineros hacia tierra firme, la salida de la oscuridad, la esperanza en medio de una tormenta. Al estar presentes en un lugar, le aportan belleza al paisaje y dejan una imagen espectacular que es irresistible de captar con una cámara.

En Islandia existe un faro de singular belleza por estar totalmente aislado en una pequeña formación rocosa en medio del mar: el faro de Pridrangar, una de las construcciones más increíbles del planeta.

Así es el faro Pridrangar, en Islandia

El espléndido faro de Pridrangar se encuentra en medio del océano atlántico, a unos 10 Km de las costas de las Islas Vestman (o Vestmannaeyjar) al sur de Islandia. “Þrídrangar Lighthouse” puede traducirse del islandés como “tres piedras” y es que fue edificado en el más alto de tres pilotes, a 40 metros de altura.

Este faro se ubica en una pequeña formación rocosa en medio del mar y es inaccesible por medio de barcos debido a las grandes olas heladas que chocan contra la roca. Solo es posible llegar a él con un helicóptero, pues se encuentra en lo alto de un acantilado muy escarpado.

Pridrangar se construyó antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, en 1939, tarea difícil para ese tiempo pues entonces no existían los helicópteros. Aunque poco se sabe de su construcción, seguramente los trabajadores se vieron en la tarea de escalar los peligrosos acantilados y enfrentarse a la lluvia, los fuertes vientos y las rocas resbaladizas para poder edificar.

Desde que se construyó, los cuidadores del faro vivían aislados en el acantilado pues la única forma de salir y entrar era en los días que el océano estaba más calmado. En la actualidad, gracias a la modernización y automatización de los procesos, los visitantes que deseen acceder al faro tienen que arribar en helicóptero.

Aunque el acceso sea obligatorio por el medio aéreo, lo mejor es no intentar ir si hay mal tiempo pues puede ser peligroso, un mal paso puede significar una caída a las congeladas agua del océano Atlántico.

Desde el faro, las vistas son impresionantes.